CBD Para la Ansiedad

El Cannabidiol (CBD) es un derivado de la planta Cannabis Sativa (marihuana), la cual está conformada por más de 100 sustancias químicas llamadas fitocannabinoides, de éstas el CBD representa la segunda molécula con mayor concentración, y su característica más importante es que ejerce sus efectos terapéuticos sin producir efectos psicoactivos o alucinógenos, los cuales si se observan en las otras sustancias que constituye la C. sativa.(2)

El CBD fue aislado en 1940 por Adams y colaboradores, en Estados Unidos y desde allí a través de numerosos estudios clínicos y preclínicos se ha demostrado su gran potencial terapéutico, en patologías cardiovasculares al reducir los niveles de tensión arterial, en enfermedades neurológicas y psiquiátricas como la epilepsia, depresión, ansiedad y psicosis, posee efectos antiinflamatorio y analgésico en dolores crónicos, además es útil en el tratamiento del insomnio y como anticancerígeno.(1)

Cuando hablamos de la ansiedad tenemos que comprender que es una respuesta normal del organismo para poder sobrellevar situaciones diarias estresantes, es un comportamiento de alerta que nos advierte sobre algún peligro y que nos hace adoptar medidas para enfrentarlo, generando un miedo o sentimiento desagradable hacia la anticipación de algún daño o hecho desfavorable.(5)

Sin embargo a pesar de ser una respuesta fisiológica del organismo, cuando esta se torna persistente, adquiere una mayor intensidad y sobrepasa la capacidad adaptativa de la persona, es aquí donde la ansiedad se convierte en una enfermedad llegando a provocar síntomas físicos como palpitaciones, sudoración, dificultad respiratoria, dolor en el pecho, cefalea, tensión muscular, diarrea o estreñimiento. Y síntomas psicológicos como sensación de agobio o de muerte, falta de concentración, irritabilidad, inquietud, miedo a volverse loco y desasosiego. Afectando múltiples esferas de nuestro organismo y convirtiéndose en un problema creciente de una sociedad que cada vez lleva un estilo de vida más agitado. (3)

Según la OMS para el 2017 más de 260 millones de personas padecieron algún trastorno de ansiedad, convirtiéndose en una enfermedad prevalente que afecta a las personas en el área emocional, social y laboral, con tratamientos que muchas veces tienen una eficacia terapéutica limitada y que lleva constantemente a recaídas.(7)

En los primeros estudios realizados con el CBD en Brasil, 1970 por Karniol y Carlini, se evidenció como esta sustancia contrarrestaba los efectos psicógenos y ansiogénicos del delta-9-tetrahidrocannabinol, que es el principal compuesto de la C. sativa. Desde allí los múltiples ensayos han comprobado la utilidad del CBD como tratamiento en los trastornos de ansiedad generalizada, pánico, ansiedad social, fobias y ansiedad por separación, trastorno postraumático, abuso de sustancias y trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).(1)

Estos efectos terapéuticos se pueden explicar por la interacción y regulación que se da entre el CBD y el sistema endocannabinoide, conformado por sustancias endógenas neuromoduladoras, la Anandamina y el 2-araquidonilglicerol (2-AG), que ejercen su función en los receptores cannabinoides CB1 y CB2, los cuales se encuentran en sitios cerebrales estratégicos importantes para la regulación emocional, defensiva, actividades cognitivas, comportamientos y respuestas fisiológicas. El CBD no solo interactúa y modula el sistema endocannabinoide, además se ha observado su interacción con receptores de serotonina, un neurotransmisor implicado en trastornos de ansiedad y depresión.(3)

Se realizaron diversos ensayos clínicos por Crippa y colaboradores (2004, 2011) Fusar-Poli y colaboradores. (2009, 2010), Donde se estudiaron personas sanas y pacientes que presentaban trastorno de ansiedad, los dos grupos fueron sometidos a condiciones de ansiedad y estrés, previamente se les había administrado dosis orales de 600 y 400 mg de CBD, observándose mediante resonancia magnética funcional y Tomografía computarizada por emisión de fotón, una disminución considerable del flujo sanguíneo en áreas cerebrales implicadas en la respuesta de ansiedad, obteniendo un efecto ansiolítico y contra el pánico. (1)

Tovote y colaboradores (2015), Demostraron la disminución de las respuestas defensivas ante amenazas o estímulos estresantes y la regulación de la ansiedad y el miedo aprendido, efecto que logro el CBD al actuar en los receptores de Serotonina y potenciando el sistema endocannabinoide, inhibiendo la recaptación y degradación de la Anandamida, manteniendo así niveles más alto en el cerebro logrando así el efecto terapéutico. (1)

Los efectos positivos del CBD en la ansiedad y sus diferentes trastornos han tenido un valor considerable porque se ha demostrado que ataca estas patologías desde la raíz, afectando la adquisición del miedo aprendido, disminuye la expresión del miedo, interrumpe la reconsolidación de recuerdos estresantes, aumenta la extinción de un recuerdo traumático y atenúa las respuestas condicionadas aprendidas de ansiedad , con la capacidad de así reducir las consecuencias ansiogénicas del estrés a largo plazo.(6)

La Revista Internacional de Neuropsicofarmacología en el 2013, publico un artículo donde se recopilan varios estudios los cuales observaron en personas que padecen trastornos de ansiedad y depresión una alteración en la generación de nuevas neuronas o neurogénesis, en un área específica cerebral llamada Hipocampo, área encargada de funciones cognitivas y respuestas emocionales, en esos mismos estudios se descubrió como el CBD mediante la estimulación del sistema endocannabinoide crea un ambiente proliferativo y proneurogénico, lo que viene ligado a una acción antidepresiva y ansiolítica.(6)

La ventaja que ofrece el CBD frente a los tratamientos farmacológicos tradicionales es la mejoría rápida de los síntomas en los pacientes, por lo general las principales líneas de tratamiento, los inhibidores de recaptación de serotonina SSRI y los inhibidores de recaptación de norepinefrina SNRI, tardan semanas para evidenciar los efectos terapéuticos positivos, Además de esto la variabilidad de efectos adversos que estos presentan como: Insomnio, agitación, cefalea, aumento del apetito, disfunción sexual y síntomas gastrointestinales.(5)

Agregando a esto la eficacia temporal y limitada que pueden tener los tratamientos psicológicos y además los efectos indeseables de las Benzodiazepinas, otro medicamento cuyo uso ha quedado limitado por sus efectos depresores en el sistema nervioso central, la tolerancia que desarrollan los pacientes y la tendencia al abuso de dosis. (5)

Lo mejor de todo es que el CBD es una sustancia con un perfil de seguridad amplio, es muy bien tolerado en las personas, incluso en su administración por largos periodos y en altas dosis como 1500mg/día sin observarse ningún efecto secundario ni muerte asociada a su consumo.(2)

A dosis comunes o medias de CBD, la mayoría de las personas no muestran ningún efecto secundario, presentándose en una muy pequeña proporción algunos efectos como: cambios del apetito, fatiga, interacción con algún medicamento y diarrea. Sin embargo son efectos que pueden evitarse al ajustar la dosis.(2)

En la actualidad con toda la evidencia científica que se tiene del CBD, es considerado una pieza eficaz y segura contra la batalla a trastornos tan comunes en nuestra sociedad actual, como lo son depresión, la ansiedad generalizada y social, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de estrés postraumático y abuso de sustancias.(1)

Referencias Bibliográficas

1) Jonathan L C Lee, Leandro J Bertoglio, Francisco S Guimarães y Carl W Stevenson. Cannabidiol regulation of emotion and emotional memory processing: relevance for treating anxiety-related and substance abuse disorders. British Journal of Pharmacology (2017) 174 3242–3256 3242
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5595771/pdf/BPH-174-3242.pdf

2) Sachin Patel, Mathew N. Hill, Joseph F. Cheer, Carsten T. Wotjak, y Andrew Holmes. The endocannabinoid system as a target for novel anxiolytic drugs. Neurosci Biobehav Rev. 2017 May ; 76(Pt A): 56–66. doi:10.1016/j.neubiorev.2016.12.033.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5407316/pdf/nihms843439.pdf

3) Eleni P. Papagianni y Carl W. Stevenson. Cannabinoid Regulation of Fear and Anxiety: an Update. Current Psychiatry Reports (2019) 21:38. ANXIETY DISORDERS (A PELISSOLO, SECTION EDITOR)
https://link.springer.com/content/pdf/10.1007%2Fs11920-019-1026-z.pdf

4) Esther M. Blessing, Maria M. Steenkamp, Jorge Manzanares y Charles R. Marmar. Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders Published online: 4 September 2015. The American Society for Experimental NeuroTherapeutics, Inc. 2015. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4604171/pdf/13311_2015_Article_387.pdf

5) Cannabidiol attenuates catalepsy induced by distinct pharmacological mechanisms via 5-HT1Areceptor activation in mice. Felipe V.GomesacElaine A.Del BelbcFrancisco S.Guimarãesac. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry Volume 46, 1 October 2013, Pages 43-47
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278584613001164

6) Alline C. Campos1 , Zaira Ortega y Cols. The anxiolytic effect of cannabidiol on chronically stressed mice depends on hippocampal neurogenesis: involvement of the endocannabinoid system. International Journal of Neuropsychopharmacology (2013), 16, 1407–1419. f CINP 2013 doi:10.1017/S1461145712001502
https://academic.oup.com/ijnp/article/16/6/1407/754216

7) Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/mental_health/es/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *